Cómo empezar una rutina

No importa tu edad, tu profesión o el lugar en el que vivas, la importancia de contar con una rutina de ejercicio nunca debe de ser subestimada.

¿POR QUÉ CONTAR CON UNA RUTINA?
Toma tu rutina de cuidado de la piel como un ejemplo, hacer las cosas de una forma estructurada con el tiempo se vuelven naturales al grado que ya no necesitas pensar en hacerlas. Aun así, buscas obtener resultados, ¿cierto? Una rutina simplifica las cosas, te ahorra tiempo y te ayuda alcanzar una meta. También te puede ayudar a eliminar malos hábitos y a construir confianza en ti misma para ser una mejor versión de ti.

CÓMO COMENZAR CON UNA RUTINA ¡O MEJORAR UNA!
Roma no se construyó en un día. Adaptar, mejorar o incluso transformar tu rutina se trata de hacer pequeños cambios. Sí, sabemos que lleva tiempo, paciencia y dedicación, pero ¡los resultados valdrán la pena! Algunas investigaciones han demostrado que se necesitan 21 días para que un hábito se convierta en una rutina. Pero antes de empezar, lo más importante es definir tu meta. Esta puede ser: perder peso, encontrar un ejercicio para ti o encontrar la forma de dormir más de 5 horas. Una vez que la hayas determinado la rutina que quieres hacer, debes enfocarte en pequeños cambios que te llevarán a cumplir tu meta.

1. META: PERDER PESO
Algunos días nos enfocamos en controlar y revisar que nuestra dieta cumpla con la nutrición que necesitamos. Pero otros días nos olvidamos de ello y tomamos el camino fácil cuando nos encontramos con las opciones de los centros comerciales, antojos dulces, o snacks que no son saludables. Por suerte nadie es perfecto, y ajustar tu dieta no quiere decir que nunca puedas comerte una hamburguesa. Más bien se trata de dar pequeños pasos, por ejemplo, comer más frutas y verduras y reducir el exceso de azúcar es un gran comienzo, así como empezar con una rutina de ejercicios simple. Consejo del editor: Intenta empezar con la rutina ABC, lee más aquí.

2. META: EJERCICIO
Quizá has escuchado que debes de hacer ejercicio al menos 20-30 minutos al día. Sin embargo, para aquellos que como nosotros hacen poco o nada de ejercicio, puede parecer una gran montaña que escalar. No te preocupes, esto no quiere decir que estaremos en ropa deportiva todo el tiempo ni que iremos al gimnasio todos los días. Una rutina de ejercicio sólida comienza poco a poco; puedes comenzar por tomar una caminata corta e incrementar la intensidad con el tiempo, caminar más rápido o trotar. Otra forma de comenzar es cambiar los elevadores por las escaleras de tu oficina o edificio e ir incrementando tus pasos a 10,000 al día.

3. META: DORMIR MÁS, HACER MÁS
Así como tu piel se regenera y repara por la noche, tu mente necesita tiempo por las noches para descansar y recuperarse. Tener una buena noche de descanso es crucial para mantener a tu cuerpo y mente feliz y balanceado.  Permitirte un sueño de 8 horas y hacer un esfuerzo para no usar smartphones al menos una hora antes de dormir ayudará a tu cerebro. ¡Es mejor tomar un baño o leer un buen libro para relajarnos! Namaste.

Escrito por: Fotografías por: Oriflame

Recomendamos

Artículos relacionados