Protección UV para todo el año

La mayoría de la gente sabe que es muy importante usar protector solar durante las vacaciones, pero… ¿sabías que los dañinos rayos UV del sol pueden afectar la piel cualquier día del año? He aquí una guía para saber cómo proteger tu piel cada temporada.

1. PRIMAVERA
Al inicio de la primavera, la intensidad de los rayos UV incrementa con mayor rapidez que en cualquier otro momento del año. Y es justo durante esta estación cuando nuestra piel también tiene los niveles más bajos de melanina y por lo tanto, es más vulnerable a la radiación UV.

Lo que deberás hacer:
Debido a que la humedad y la temperatura aumentan, la producción natural de grasa en el rostro también incrementa. Utiliza productos para el cuidado de la piel más ligeros y aplica un FPS con una protección 15, por lo menos (dependiendo de tu tipo de piel). Nosotros recomendamos usar la Loción Facial Sun Zone debajo de tu crema de día o remplazar ambas con un producto de alto rendimiento como el NovAge Day Shield SPF30 – Protector Solar Avanzado.

Cúbrete. Usa un sombrero, una gorra, blusas con manga larga y pantalones, hasta que tu piel esté totalmente adaptada al nuevo clima. Tip: Si puedes ver la luz a través de una tela, ¡los rayos UV pueden atravesarla!

2. VERANO
El verano trae consigo días más largos y mayor radiación UV – una combinación que seguramente incrementará tu exposición UV diaria. La buena noticia es que tus niveles de melanina incrementaron durante primavera, lo que provocó que tu piel construyera una defensa propia. De cualquier manera, un protector solar es vital para proteger tu piel del envejecimiento y del daño que puede traducirse en manchas oscuras, arrugas y posiblemente, hasta cáncer de piel.

Lo que deberás hacer:
Opta por un protector solar resistente al agua, con un FPS 30 o mayor, cuando vayas a nadar o a pasar varias horas practicando actividades al aire libre. Aplícalo generosamente en la piel expuesta al sol – ¡no olvides tus orejas, cuello, manos y pies! Nosotros recomendamos cualquiera de los productos de la línea Sun Zone. También es importante proteger tus labios con un bálsamo labial que tenga FPS, como el Bálsamo Rejuvenecedor de Labios FPS 12.

Usa unos lentes de sol polarizados, con protector UV y micas grandes que también se encarguen de proteger tus pestañas y la delicada piel del área que se encuentra alrededor de los ojos.

Recuerda que no hay nada como un bronceado saludable. Un bronceado es la respuesta que tu piel tiene ante los fuertes rayos del sol – ¡no pases horas tomándolo!

Aunque las nubes pueden ayudar a reducir un poco que el hecho de que el calor nos alcance, no previenen toda la radiación UV del sol. Así que, incluso cuando esté nublado, cúbrete y aplica un protector solar en tu piel expuesta.

3. OTOÑO
Debido a las bajas temperaturas y a la calefacción en interiores, tu piel suele resecarse, comenzando por la superficie. Y si el daño de los rayos UV que ocurrió durante primavera y verano, provocó el engrosamiento de las capas de la piel, entonces seguramente tampoco está suficientemente hidratada en su interior.

Lo que deberás hacer:
Cuida tu piel y trata las capas engrosadas dándoles un suave peeling, masaje, etc. Es muy importante ser meticuloso y tener mayor cuidado al momento de hidratar. Asegúrate de seguir una rutina por la mañana y por la noche. Aprende más leyendo: Repara tu piel después del Verano.

4. INVIERNO
Tu piel es más propensa a resecarse en invierno, que en cualquier otro momento del año. Esto se debe a diferentes elementos tales como el frío, vientos y la calefacción de interiores.

Quizá pienses que la radiación UV no es un problema durante esta época, ¡te equivocas! La nieve y el hielo hacen que los rayos UV se reflejen, lo que significa que estarás doblemente expuesta: directa e indirectamente. Se ha comprobado que la nieve puede reflejar más del 80% de los rayos UV, mientras que la arena refleja únicamente el 25%. ¡Así que no olvides aplicar un protector solar!

What you should do:
Si pasas la mayoría del tiempo en interiores, opta por un protector solar, primer o base con FPS 20 o menor.

Pero si pasas más tiempo practicando actividades al aire libre, estarás más expuesta al reflejo de la radiación UV. Así que aplica un protector solar con FPS 50 – nosotros recomendamos el Protector Solar Facial FPS 50 de Sun Zone.

El viento puede resecar tus labios y será doloroso, ¡puedes prevenirlo aplicando un bálsamo labial suave con FPS!

Escrito por: Fotografías por: Getty Images