3 cosas que no sabías sobre cómo usar un perfume

Todos tenemos nuestra propia forma de usar perfume, pero algunos trucos funcionan mejor que otros. ¡Te compartimos algunos consejos para aprovechar al máximo tu fragancia!

1. LA MEJOR FORMA DE PROBAR UN PERFUME
Probar perfumes oliendo las botellas o muestras, no es la mejor forma de escoger uno. De hecho, le quitará la esencia de cómo reacciona en tu piel. La mejor forma de experimentar verdaderamente el aroma real de una fragancia es rociándola directamente sobre la piel, preferiblemente en la muñeca o en la punta de los dedos. Ambos son puntos fuertes de pulso y tienen un alto flujo sanguíneo que aumenta la temperatura de la piel, y su calor ayuda a difundir la fragancia. De esta forma notarás si el perfume cambia cuando interacciona con las moléculas de tu piel y podrás notar si el aroma es duradero. Finalmente, para realmente experimentar el aroma, déjalo secar completamente y espera 3 minutos para que emerja la fragancia completamente. Luego huélelo cada minuto para ver cómo cambia.

2. CÓMO HACER QUE UN AROMA DURE MÁS
Algo que se olvida fácilmente sobre el perfume es cuán delicado es. Los aceites de fragancias, aceites esenciales y alcoholes en un perfume pueden descomponerse fácilmente, lo que puede hacer que el aroma desaparezca o cambie. Asegúrate de mantener tus botellas alejadas de la luz del sol, el calor y la humedad y guárdalas en un lugar más oscuro a temperatura ambiente.

¿También quieres que dure más tiempo en tu piel? ¡Pan comido! Comienza por hidratar adecuadamente tu piel con una loción sin fragancia. La superficie hidratada de tu piel bloqueará el aroma. Después, ya que el calor activa el perfume, los puntos de pulso en tu cuerpo son los mejores lugares para aplicar tu fragancia. Estos puntos se encuentran en las muñecas, detrás de las orejas, en la parte interna de los codos, en la parte posterior de las rodillas y en los tobillos. El mejor lugar para poner perfume es en tu cabello, pero como el perfume generalmente contiene mucho alcohol, puede resecarlo. En su lugar, te recomendamos rociar una pequeña cantidad en tu cepillo y peinarlo.

Por último, pero no menos importante, no pierdas tiempo intentado secar la fragancia, mejor deja que se seque sola o da suaves palmadas en tu piel. ¡Voilà, tu perfume durará todo el día!

3. APLICA PERFUME DIRECTAMENTE EN LA PIEL Y EN TU ROPA
Rociar el perfume en la ropa normalmente puede durar mucho e incluso permanecer hasta que se lave (¡a veces por más tiempo!). Desafortunadamente, usar fragancia en tu ropa puede debilitarla. Y el aroma no se evaporará adecuadamente ya que las moléculas de aceite en el perfume necesitan calor corporal para activarse. Ya que tu piel hace un gran trabajo al tener su propia química, si no lo rocías sobre ella se perderán las características únicas que agregas al perfume. Para hacerlo único, rocía un poco sobre tu ropa (¡asegúrate de que no manche!) pero concéntrate en al menos un punto de pulso en tu cuerpo y da una rociada generosa. De esta manera, ¡podrás usar tu aroma favorito y al mismo tiempo aumentar tu esencia personal!

Escrito por: